Inicio » Curiosidades » Te imaginaste un tiranosaurio nadando piénsalo otra vez

Te imaginaste un tiranosaurio nadando piénsalo otra vez

tiranosaurio-nadando

Los dinosaurios eran animales realmente impresionantes que habitaron en una fascinante época en la que una enorme variedad de especies se adaptó perfectamente a cualquier medio imaginable. Ademas, cada especie tenía sus  limitaciones y hasta hace no mucho tiempo se pensaba que los grandes predadores contaban con la desventaja de no poder nadar.

Probablemente los dinosaurios más conocidos y fascinantes para todo el público son los terópodos, una especie de grandes carnívoros que caminaban sobre sus dos patas traseras. A este grupo pertenecen los famosos velociraptores o el temido tiranosaurius rex y, durante décadas, la morfología de estos enormes seres hacia pensar que sus capacidades como la natación no contaban.

No fue hasta 1980, que el paleontólogo y ademas profesor de biología en la Universidad de California Walter P. Coombs, descubrió unas extrañas huellas en un yacimiento en Connecticut. Eran rastros superficiales de tres dedos arañando el fondo de una zona por la que hace millones de años fluyo un río.

tiranosaurio-nadando-2

El hallazgo fue publicado en la famosa revista Science y marco una nueva etapa que agrego nuevos datos y descubrimientos posteriores demostrando que los grandes terópodos se movían con facilidad en el agua.

En 2007 investigadores españoles volvieron a encontrar rastros de arañazos sobre sedimentos fosilizados en La Rioja.

Las huellas se extendían a lo largo de 15 metros y mostraban las marcas de un gran terópodo nadando a enormes zancadas con el impulso de sus patas traseras, de un modo similar al que lo hacen los patos de hoy en dia.

Por si fuera poco, hace tan solo unos días, un nuevo descubrimiento realizado en China por investigadores de la Universidad de Alberta, confirma definitivamente que los terópodos eran notables nadadores.

Las huellas se sitúan en esta ocasión en el inerior de la provincia de Sichuan y vuelven a mostrar una hilera paralela de marcas de tres garras que se extienden por todo el borde de la roca. Las huellas son las mejor preservadas de todas las hayadas por el momento y muestran definitivamente como el dinosaurio nadaba a lo largo del río mientras que las puntas de sus patas avanzavan apoyándose en el fondo.

El artículo se ha publicado en el Boletín Científico de China y confirma lo que durante los últimos años se ha ido encontrando en otros yacimientos: los más temidos dinosaurios del cretácico no solo eran rápidos y poderosos en tierra, también eran peligrosos en el agua.

Nuestro Grupo de Editores, es un equipo de personas que dedican su tiempo libre a compartir informacion.

http://paralocos.net